+34 617 577 608

adiestramientopositivobcn@gmail.com

 Barcelona

Adiestrador canino en Barcelona

​​​Bruna Mathias ​© 2017 

Gatos

Los gatos no son distintos de otros animales y también pueden recibir enseñanzas.

 

El gato utiliza diversas formas de aprendizaje desde su más tierna infancia, ya durante la fase de socialización, pero las dos más importantes son la observacional y la asociativa.

Aprendizaje observacional. Por las características propias de la especie, los gatos son animales con una capacidad de discriminación visual muy importante. Esto hace que el aprendizaje observacional o por imitación suponga una forma mayor de adquirir habilidades que en otras especies.

 

Aprendizaje asociativo. Por otro lado, como el resto de animales, son capaces de aprender por asociación. Es decir, en función de que asocien un comportamiento o una situación con algo beneficioso para ellos (premio) o con algo desagradable (castigo), así tenderán a repetir más o menos ese comportamiento o a favorecer o evitar determinadas situaciones.

 

Los gatos son animales que precisan de una motivación importante para mantener la atención en lo que están haciendo, por ello, reaccionan favorablemente frente a la comida (habitualmente enlatada), a las atenciones y al juego.

Para que esa motivación no se reduzca y el animal rechace hacer lo que queremos enseñarle es fundamental realizar sesiones de trabajo cortas.

 

Asimismo, la paciencia es una aliada fundamental. No basta con repetir al gato unas cuantas veces lo que queremos de él, sino que es necesario repetir la actividad habitualmente, así como en diferentes momentos y lugares de la casa.

 

¿Qué podemos enseñar a un gato?

Además de enseñarle qué cosas nos parecen bien y cuáles no queremos que haga, reforzándole aquellas bien hechas y adaptando el entorno para evitar las que no son apropiadas, también podemos practicar

con él habilidades o “trucos”.

Los   ejercicios   que  impliquen  la  realización

de   habilidades   naturales,   por   ejemplo,

sentarse, traer cosas o dar la pata, pueden

ser  una  buena  elección  para  comenzar.

Dar la pata es  algo  muy  natural  para  los

gatos, ya  que  normalmente usan sus patas

delanteras  para  solicitar  atenciones  o  para

cazar  animales  de  una  manera  similar.